Seleccionar página

Nutición, Deporte y Salud

En NDSalud queremos traerte una colección de artículos para que amplies tus conocimientos en todo lo relacionado con una buena alimentación, base para tener una correcta Nutrición. Temas de Deporte, para aquellos que les guste el ejercicio físico. Todo ello con el objetivo de conseguir hábitos de vida saludables, en definitiva, alcanzar una Salud adecuada.

Cómo conseguir un estilo de vida saludable

Si quieres saber cómo conseguir un estilo de vida saludable, este es tu sitio. En nuestras diferentes secciones, hablamos de tres temas fundamentales en tu objetivo de vida saludable. La nutrición, básica a la hora de alimentarse. El deporte, una forma de hacer ejercicio físico de manera controlada, moderada y adaptada a tus necesidades. Y el conjunto de una buena alimentación, hábitos nutricionales buenos y deporte, podemos conseguir una “salud de hierro“.

En las diferentes secciones aprende por tí mismo las cuestiones básicas sobre los nutrientes, los alimentos necesarios, como combinarlos y como elegirlos en base a la actividad física que vayas a hacer. En Deporte descubrirás una serie de ejercicios y nociones sobre entrenamiento, y cuestiones básicas como ejercicio aeróbico o anaeróbico. Y en la sección salud, hablaremos de cómo cuidar tu cuerpo, evitar enfermedades, y conseguir un cuerpo ideal, perder peso de una forma correcta.

Visítanos también en las redes sociales donde actualizaremos contenido de forma regular para que estés al día.

Nutrición. Alimentación Sana

Una alimentación Sana es aquella que, con independencia de los hábitos culturales y las preferencias individuales, asegura un buen funcionamiento orgánico y no comporta ni carencias ni excesos nutricionales.

Se considera que una alimentación es sana cuando aporta al organismo todos los elementos nutritivos que éste requiere, en las cantidades y proporciones adecuadas para cubrir sus necesidades básicas, sus requerimientos variables.

Lo que se consume a diario depende en principio de las disponibilidades de cada uno, de las costumbres gastronómicas de la sociedad en que se vive y de los gustos propios, forjados sobre todo en la infancia y también moldeados por las múltiples influencias del entorno. Pero estos factores no siempre garantizan la alimentación que más nos conviene desde una perspectiva de nutrición: de hecho, no es nada raro que se produzcan déficit, excesos o desequilibrios nutritivos, con repercusiones que muchas veces son el origen o están relacionadas con una amplia gama de trastornos de la salud.

Deporte, Ejercicio Físico

La práctica regular de ejercicio físico es uno de los pilares más importantes de la promoción de la salud y el mantenimiento de una adecuada calidad de vida.

Los beneficios del ejercicio físico se conocen desde mucho tiempo atrás: los antiguos griegos, por ejemplo, ya entendían que los deportes brindan una excelente oportunidad para mejorar el estado físico y dar salida, de una forma lúdica, a los impulsos competitivos naturales del ser humano, razón por la cual llegaron incluso a crear los Juegos Olímpicos; y los romanos, que también promocionaban las actividades deportivas, plasmaron la célebre frase “mens sana in corpore sano”, que no significa otra cosa más que “mente sana en cuerpo sano” y viene a confirmar la idea y la actitud que prevaleció en esa civilización en relación con el ejercicio físico y mental.

Salud. Trastornos alimentarios y dietas especiales

Si no se sigue una alimentación completa, variada y equilibrada, adaptada a las necesidades de cada uno, a la larga surgen los problemas.

Un caso ejemplar es la obesidad, el trastorno alimentario más frecuente en las sociedades desarrolladas, una de las llamadas “enfermedades de la civilización”: en su origen suele estar la gran oferta de alimentos, muchas veces superficiales y promocionados por una engañosa publicidad, así como el sedentarismo y el estrés propio de la vida moderna, que no permite dedicar a la alimentación la atención que se merece y que incita a comer de cualquier manera como válvula de escape para calmar la ansiedad.

Ejemplo contrario es el de la desnutrición, lamentablemente vigente en amplias zonas del planeta, en regiones asoladas por la pobreza donde buena parte de la población recibe un aporte nutritivo global insuficiente.

Pero a veces se presentan deficiencias nutritivas no ya por una falta de recursos, sino por seguir una alimentación desequilibrada: así es como pueden darse carencias de minerales o de vitaminas indispensable para el organismo, con repercusiones muy diversas en cada caso.

Y más paradójico aún es que en los países más ricos, y muchas veces propiciados por algo tan superficial como la “moda de la delgadez”, surjan trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia nerviosa, y la bulimia, enfermedades a las cuales conviene prestar mucha atención, pues afectan sobre todo a nuestros adolescentes.

Por otra parte, se incluye en este apartado unos conceptos básicos sobre dietas o regímenes a seguir en situaciones especiales, por ejemplo, cuando se tiene fiebre o ante un cuadro diarreico, o ante una situación de estreñimiento, así como métodos de prevención o incluso de tratamiento de algunas enfermedades: la dieta sin sal para la hipertensión arterial, la dieta contra el colesterol, etc.

Metabolismo de los nutrientes

Cuando nos llevamos los alimentos a la boca, comienza un complejo proceso físico y químico que hace posible la liberación de los diferentes nutrientes en el tubo digestivo, su posterior absorción y, por último, su aprovechamiento en los diferentes tejidos orgánicos.

Gracias a la acción de los fermentos digestivos, el alimento es degradado de tal modo que se liberan los elementos básicos de los diferentes nutrientes que contiene: monosacáridos de los hidratos de carbono, triglicéridos de las grasas, aminoácidos de las proteínas… Sólo los elementos ya fraccionados, de diminutas dimensiones, pueden atravesar las paredes del intestino y alcanzar los vasos sanguíneos subyacentes: es lo que se conoce como asimilación. Una vez en el torrente circulatorio, todos los nutrientes son arrastrados en primer término hasta el hígado, algo así como la “central química” del cuerpo. En este órgano, los principios nutritivos se metabolizan, se transforman, se acumulan en depósitos para su posterior utilización…

Después de ser filtrados y tratados por el hígado, los nutrientes pasan a la circulación general para llegar, transportados por la sangre, a todos los tejidos del organismo y ser captados por las células. Y ya en el interior de las células, son utilizados con dos finalidades básicas: para fabricar los tejidos orgánicos y sustancias de diversa índole (hormonas, enzimas, etc) o bien para servir como combustible del cual se obtiene la energía necesaria para sustentar las funciones orgánicas,

Hábitos saludables de Nutrición

El organismo tiene una cierta elasticidad en lo que a exigencias nutritivas se refiere, es capaz de suplir carencias alimentarias parciales y de, hasta cierto punto, adaptarse a las circunstancias. Pero también tiene sus límites: hay elementos nutritivos que le resultan esenciales y que necesariamente debe recibir con los alimentos, a la par que no siempre puede soportar los excesos. Para que funcione de una manera óptima, debe disponer de una alimentación completa, variada y equilibrada, requisitos básicos para una alimentación sana.

Deporte

Miles de años después, los científicos de nuestro tiempo confirman que, efectivamente la práctica de ejercicio físico favorece un desarrollo armónico del cuerpo, previene numerosos tipos de enfermedades y contribuye a la estabilidad emocional y la integración social de los individuos. Lamentablemente, a diferencia de lo que ocurría en las antiguas sociedades, el sedentarismo se ha convertido en una seña de identidad característica de las sociedades modernas: una forma de vida que comporta varios efectos negativos en la salud de las personas. Por ello, hoy más que nunca, es muy importante promocionar la práctica de ejercicio físico, por supuesto siempre adaptado a las necesidades, las posibilidades y las preferencias de cada persona.

En este apartado se abordan algunas cuestiones que permitirán al lector ampliar sus puntos de vista en relación con estos temas: las repercusiones del sedentarismo, los beneficios del ejercicio físico sobre el aparato locomotor y el sistema cardiorrespiratorio, las diferencias entre ejercicio físico aérobico y anaeróbico… También se tratan algunos aspectos concretos que facilitarán al lector una información más práctica, como el contenido y la indicación de los controles médicos, la adaptación del organismo al ejercicio físico o la indumentaria más apropiada para realizar deportes.